sábado, 12 de noviembre de 2011

Nuevo dominio, una realidad

El Manantial de la Noche Virtual inició su andadura ya hace unos cuantos años, (¿casi siete?) y ha sido errante durante todos ellos. Primero fuimos un foro-grupo de msn, de ahí es heredero el foro actual y el almacén que supuso el portal de Multiply donde está almacenado todo el material original.

Abrimos blogs cuando todo el mundo estaba blogueando y seguimos manteniendo el escaso nivel de audiencia de siempre. Nunca perdimos la ilusión ni el empuje, aunque tampoco nos dimos prisa por crecer. Disfrutamos el proceso.

Hemos ido encontrando otros fans por el camino y también los hemos ido perdiendo. O archivando, no lo sé bien.

En este tiempo hemos sido varios los que hemos compartido intereses. Aunque no todos teníamos las "herramientas" necesarias para llevarlos a cabo. Pero el habernos reunido en este ciberrincón hizo que pudiéramos compartir experiencias, conocimientos, y sobre todo, recuerdos. Algunos difusos y otros materializados en soportes informáticos.

Cómo adoro la tecnología.

Ahora que han desaparecido los foros, ahora que todo el mundo aparece en las redes sociales a nick descubierto, con su nombre, apellidos, e incluso foto, allí también hemos colonizado nuestro apartado para seguir con la tarea de compartir los sueños hertzianos de una época de crecimiento generacional y cultural. Nacidos de la nostalgia de más rabiosa actualidad.

on todo, siempre nos quedó la espinita de tener un espacio con dominio propio. Un sitio donde tenerlo todo a mano sin necesidad de estar pendientes de que otros servidornes nos cierren o nos caduquen. Y ese sitio ya empieza a caminar. Hacia la Galaxia Julia o hacia otros destinos quizá mucho menos creativos, pero con toda la ilusión de la que somos capaces.

Detrás del nick Dr Brackalowsky había una persona con las mismas intenciones pero su página se ha caído de la red, e incluso no sabemos cómo podernos poner en contacto con él, pero los recuerdos que compartió con nosotros no se perderán, tenemos la intención de tomar su relevo debido a sus dos años de silencio. A mí, personalmente, me gustaba mucho su página. ¿Y cómo no va a gustarnos a cualquiera de nosotros poder teclear "tristrastrés" en google y encontrarlo?
Ojalá vuelvas pronto, Brackalowsky.

Gracias al Manantial de la Noche, nuestro totem, nosotros temos a Darío PM, con todo su potencial y todos sus conocimientos. Con sus ganas, dedicación y su saber hacer. Grande Darío.
Él ha hecho posible que, por fin, pudiéramos sacarnos la espinita y tener un ciberdominio donde encontrar todo ese material que va apareciendo gracias a los nostálgicos hertzianos añejos con aires frescos, entre los que me incluyo aunque no he podido aportar mucho material propio porque yo era muy joven y pobre, no ganaba lo suficiente como para poder guardarme los vicios.
Y que me perdone Faraco por mi torpeza en la creación de metáforas, me inventé dos, no muy buenas, y las uso una y otra vez.

Aquí va nuestra dirección nueva, nuestro dominio. No colgaremos el cartel de "en contrucción" porque estará así siempre. Estaremos siempre pendientes de arreglar lo que haya que arreglar, y de añadir lo que vayamos encontrando.  

http://www.elmanantialdelanoche.es/  

Y, si no me equivoco, tenemos carta blanca en cuanto a los contenidos de lo que fue Tris Tras Tres y sus secuelas, o así parece constar en la mismísima Wikipedia.

http://es.wikipedia.org/wiki/Discusi%C3%B3n:Carlos_Faraco  


Sí, yo siempre metida en follones, he ido allí mismo a molestar a la mente que realmente nos ha reunido aquí. Gracias, Carlos Faraco Torres. Lola Calderón está desaparecida. Artemio sigue inconsciente. Y ahora que sé que la nave se llama Ovniccento II (como siempre sospeché, soy un robot muy peculiar que pierde datos y aprende a sospechar) me gustaría saber si mi partenaire, Art, se apellida Klark o Clark. Es curioso, pero no dudo sobre si es "Espada" o "Hespada" pero podría ser, ¿no?

1 comentario:

Anónimo dijo...

Mais je tiens à dire que cette elmanantialdelanoche.blogspot.ru est extrêmement utile, Merci de prendre votre temps pour écrire cela.